• +(598) 2925 1080
  • This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Una polilla muy bonita pero que causa dolores de cabeza

Las polillas figuran entre los insectos más dañinos para nuestros bienes. No sólo deterioran nuestras prendas de lana, abundan las que destruyen cereales y otros alimentos. Entre esas está la Plodia interpunctella, polilla que ataca a una variedad de alimentos: granos, harina y sus productos, fruta seca, nueces, leguminosas y toda clase de alimentos secos. Uno de sus objetivos preferidos es el chocolate, negro o blanco, y si tiene nueces o maníes, mejor. Son las polillas más abundantes y dañinas tanto en los hogares como en las Industrias Alimentarias.

 

Sus mariposas tienen una longitud de alrededor de 15 a 20 mm y se distinguen fácilmente por sus alas delanteras bicolores: mitad grises y mitad marrones, con una banda intermedia más oscura. Los adultos de P. interpunctella viven unas 3 semanas. Los vuelos nupciales se cumplen de noche y las hembras ponen de 100 a 400 huevitos, procurando que las futuras larvas dispongan en sus inmediaciones de algún alimento aceptable. Las pequeñas larvas del primer estadío buscan incesantemente su alimento ya que perecen de hambre si no lo hallan en dos días. Para penetrar los envases les alcanza un orificio del tamaño de un punto (.). Su olfato y persistencia les permiten hallar el mejor camino para llegar a su meta, explorando los dobleces y grietas de los envases.

 

Luego se convierten en máquinas de comer y crecen con rapidez, tejiendo una telaraña de  hilos de seda en que van dejando los residuos de sus mudas y sus heces, repulsivas para los consumidores. Las larvas del 6º estadío dejan de alimentarse y migran, abriéndose el camino con su potente aparato bucal. Buscan un sitio seco y oscuro, alejado de sus alimentos, donde tejen sus capullos y pupan. El desarrollo larvario puede durar entre 2 semanas a 9 meses. Se calcula que el ciclo vital completo (del huevo al huevo) de la P. interpuctella oscila entre 25 y 135 días, con varias generaciones anuales, acorde al poder nutritivo de su alimentación, la temperatura del ambiente, etc.

 

Cuando se descubren polillas en una planta alimentaria o las polillas aparecen en los productos elaborados (o hay una denuncia, de las que son tan estimuladas hoy día...), lo primero que se debe hacer es confirmar la especie infestante, tarea del Depto.Técnico de Ambiental Ecológica. A tal efecto deben hacerse llegar los insectos muy bien conservados, preferentemente en una caja, pero siempre “entre algodones”.

 

Si aparecen en un alimento envasado, el problema es siempre muy delicado y preocupante. Luego de confirmada la causa de ese “Incidente de Control de Plagas”, se debe precisar dónde se produjo la infestación y hace cuánto tiempo. Las variables pueden ser: durante la elaboración y en el Depósito de Productos Terminados de la planta, o bien durante la distribución o en el negocio minorista, etc. O, tal vez, en el hogar del consumidor final, la que es la alternativa más probable. Una vez establecido su origen, el problema exige soluciones diferentes.

 

En cambio, si aparecen en la planta, es esencial descubrir sus focos de cría. Eso se logra mediante aparatos de LUV (tipo VECTOR) que facilitan el monitoreo o, mejor aún, con trampas de feromonas IMM (Indian Meal Moth) que, colocadas adecuadamente permiten ubicar los focos con gran aproximación. En Ambiental Ecológica contamos con los elementos necesarios y personal experimentado en el tema que actúa bajo la supervisión de nuestros profesionales. (Si se diagnostica a la plaga, todo lo demás ya es mucho más sencillo...) Luego, mientras controlamos los insectos, nos dedicamos a documentar las capturas y a graficarlas. Además, asesoramos a los Clientes cómo prevenir las reinfestaciones, recordando que el objetivo no es cazar maripositas sino controlar los focos, erradicar la plaga y prevenirla para siempre, que es el objetivo final de Ambiental Ecológica en todos los casos.

 

Eso debe cumplirse mediante los esfuerzos conjuntos del Cliente y de Ambiental Ecológica, integrando nuestros servicios con la solución de problemas poco frecuentes, lo que nos resulta habitual. Los resolvemos con éxito gracias a los conocimientos de los integrantes del Depto.Técnico Profesional de Ambiental Ecológica, la clave de nuestros éxitos y aciertos.

 

En Uruguay existen muchas “fumigadoras”. Sin embargo, hay una sola Empresa de Control de Plagas que dispone de un Depto. Técnico Profesional que sabe monitorear, diagnosticar y resolver todo tipo de problemas con un enfoque preventivo, basado en su formación y respaldado por la ciencia y experiencia de años. Además, los eficientes servicios de Ambiental Ecológica se coronan con la necesaria documentación operativa, permanentes registros e informes mensuales y analíticos que conforman a los Auditores de Control de Calidad del 1er Mundo.


© 2021 Ambiental Ecológica. Todos los derechos reservados.
Desarrollo: PRO Internacional