• +(598) 2925 1080
  • This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
Las Repentinas Infestaciones Masivas de Bichos

Las Repentinas Infestaciones Masivas de Bichos

Por determinación genética y variantes climáticas, numerosos insectos de pequeño tamaño y ciclo vital corto, tienen habitualmente varias generaciones al año. Pero hay muchos otros cuya reproducción es más lenta, los ciclos de vida son anuales y en ciertos casos requieren hasta varios años para completarlos.

 

Esto suele darse en muchas órdenes de insectos: ortópteros (grillos, langostas, etc.), coleópteros (guitarreros, grandes cascarudos, etc.), hemípteros (chinches), dermápteros (tijeretas) y otros que maduran y aparecen siguiendo a sus pautas genéticas y la sumatoria de luz solar, humedad, presión y demás factores ecológicos dominantes en la zona. La emergencia se da al unísono para todos los individuos de cierta especie que habitan en la misma zona ecológica. De ese modo aprovechan el mejor momento del año para emerger y reproducirse. Además, cuando todos los adultos emergen de sus pupas en forma simultánea, les resulta mucho más seguro encontrar pareja. Muchas especies de insectos se comportan de este modo.

 

Siempre se trata de insectos que, al menos aparentemente, no tienen nada que ver con las Industrias Alimentarias y que suelen aparecer en forma anual, pero en cantidades limitadas. Cuando invaden masivamente los terrenos de las Plantas, casi inevitablemente algunos ingresan adentro, volando, caminando o en la ropa y zapatos de las personas. No se trata de los gorgojos atraídos por los cereales o moscas por la carne, huevo, leche, residuos, etc. Tampoco son los mosquitos atraídos por la gente. Son insectos autóctonos que se crían en algunos vegetales autóctonos. En otras palabras, son un problema ecológico, sobre cuyo origen y evolución en la zona carecemos de toda posibilidad de control preventivo.

                 

Entonces: ¿Qué hacer ante las invasiones?

 

No sólo los alimentos atraen a los insectos. A veces se nos acercan en busca de humedad, temperaturas más favorables o abrigo protector contra los vientos. Además, a casi todos los insectos los atrae la luz ultravioleta (LUV) que emiten nuestros artefactos lumínicos: tubos fluorescentes, luces de mercurio, etc. Esas luminarias llaman poderosa y automáticamente a insectos, en especial a los nocturnos. En cambio, la luz amarilla monocromática de APS o Alta Presión de Sodio casi no los atrae. Lo que antecede sugiere que ante esas invasiones masivas debe controlarse la iluminación de la Planta. Las poderosas luces externas pueden convocar a ciertos Insectos Voladores de varios kilómetros de distancia.

 

En lo inmediato, recomendamos apagar las luces externas de la Planta – inclusive los carteles con nombres y logotipos – por un período de 3 a 7 días. Conviene dejar prendida en el exterior un tubo o una lámpara de mercurio que nos permitirán seguir la evolución de la infestación en la zona (Una variante del monitoreo de insectos voladores). Y a no pasar por alto que los vigilantes nocturnos tendrán que caminar mucho más que de costumbre . . . así que hay que proveerlos de linternas y pilas en cantidades adecuadas.

 

En lo mediato, la solución correcta consiste en el total reemplazo de las luces que emiten LUV por las de APS y el desplazamiento de las luminarias externas ubicadas sobre el edificio a columnas alejadas del mismo. Las luces colocadas encima de puertas y portones que dan al exterior deben apartarse cuanto antes de esas aberturas (mínimo: a 5 mts). Obviamente, siempre debe bregarse por optimizar la exclusión de la planta, condición básica del moderno Control de Plagas y se debe lograr que el lema de “puertas cerradas” sea compartido por todos sus integrantes. Además, ante la invasión de los terrenos por miles de insectos voladores, seguro que algunos lograrán ingresar y deberán controlarse con insectocapturadores, aparatos que actualmente figuran entre los temas y exigencias de los Auditores de Control de Calidad.

 


© 2021 Ambiental Ecológica. Todos los derechos reservados.
Desarrollo: PRO Internacional